Me la cogí en su fiesta de bodas

Tagged:  

El trabajar como capitán de meseros en unos salones de eventos, me había permitido colarme en más de una ocasión a alguna fiesta.

Recuerdo que ese día, me toco descanso, estaba aburrido y no había encontrado a ninguno de mis amigos, para salir a hacer algo.

Así que decidí, ponerme un buen traje, e ir a mi lugar de trabajo, a ver que podía hacer por allá, al llegar no tuve problemas para entrar. Me asomé a cada uno de los salones, y en uno de ellos pude ver a lo lejos a un compañero de trabajo con el que me llevaba bien, así que entre y me dirigí hacia donde estaba él. En el camino, la banda que tocaba, animaba a la gente y decían por el micrófono “arriba los novios” por lo que me pude dar cuenta de que se trataba de una boda.

Al llegar con mi amigo, platicamos por un momento, hasta que el me dijo: ¿ya viste a la novia? Está guapísima.

Voltee para buscar a la novia entre la gente, y la encontré, cerca de la mesa de honor, vaya que tenía razón mi amigo, era una pelirroja guapísima, su vestido era muy bello también, dejaba ver su espalda, discretamente escotado, largo hasta los tobillos, pero con una elegante abertura que por momentos dejaba ver parte de una bien formada pierna en una media de encaje.

-Vaya si que es toda una mujer, que suertudo es el marido

le dije a mi amigo.
-si la noche de bodas que le espera, me dan ganas de ponerle una buena cogida
-si ha de estar bien apretada.

No paso a más de esos comentarios, y pasamos a otras cosas. Hablando de la gente en la fiesta, del trabajo, en fin, cosas que no vienen al caso.

En un momento algo sucedió, algo que hizo que mi amigo me dejará sólo, para atender cierta contingencia en el evento.

Lo esperé unos 5 minutos y no regresaba, por lo que decidí darme una vuelta por el lugar, al ser empleado de ahí y los trabajadores conocerme, tuve fácil acceso a todos los rincones del salón. Estuve un rato caminando por la parte de arriba, observando a la gente que se divertía en la parte de abajo al ritmo de la música.

Por un momento voltee al pasillo y vi una de las puertas de los privados abierta- los privados son cuartos de descanso que puede usar la gente en las fiestas si pagaron por el servicio- me acerque e iba a cerrar, pero me asomé antes y al fondo sentada estaba la novia. No pude resistir y entré, sigilosamente para que no lo notará.

Llegue hasta estar detrás de ella, se veía hermosa, en su vestido de novia, me armé de valor y la tomé por la cintura, ella reaccionó y pregunto quien era, sólo respondí “ssshhhh”. La levante y rodee su cuerpo con mis brazos.

Subí hasta sus tetas y las toque eran firmes y redondas, ella volteo y al verme, dijo, detente ¿qué haces?
Respondí no te preocupes nada malo pasara. Mientras mis manos se dirigían hacia abajo, y empezaban a subir la falda del vestido.
Admire sus medias, y pude contemplar esos muslos hermosos, mientras subía la falda.
Ella insistía en que me detuviera y hacia movimientos con sus manos para tratar de safarse de mi.

Pero rodeando su cintura con un brazo, la empuje de la espalda con la otra y la acomode sobre la mesa. Después de eso termine de subir su falda y pude ver su hermoso panty de encaje que cubría una vagina abultadita y por lo que se veía apretada.

Sin esperar más lleve mi mano hacia su vagina sobre el encaje que le cubría y presión 2 dedos contra ella.
La novia dio un gemido y tan sólo decía ¡no! ¡no!.
Yo no me detuve y empecé a frotarla.
Ella decía: no por favor, estoy recién casada, mi esposo esta bajo y puede subir a buscarme.

Su vagina estaba suave y calientita y mi verga ya se había puesto totalmente dura, así que pensé que era ese momento o nunca. Me saque la verga del pantalón y la metí entre sus muslos por debajo de su pubis, sentía arriba de mi verga su vagina caliente.

Ella dijo no, no lo hagas, me acabo de casar.
Pero su cuerpo quería lo contrario, los fluidos de su vagina, ya habían mojado totalmente su panty y los sentía calientes en mi verga.
Calma nada va a pasar conteste.

Una vez más mi mano se dirigió a su vagina e hice a un lado su panty para liberar su entrada.
Levante la punta de mi verga y la puse justo en su entrada, ella se calló, ya esperaba la penetración pero no lo hice, lo frote contra su clítoris y ella decía entre gemidos “para por favor” pero los fluidos saliendo de su vagina me decían que su cuerpo quería más y yo estaba dispuesto a dárselo.
Rocé por un par de minutos, la punta de mi verga, desde su entrada vaginal, hasta su entrada anal, en el proceso sus ricas nalgas apretaban la punta de mi verga delicioso.

Y justo en el momento en que ella me decía: por favor no me la metas, la penetré estaba tan mojada que llegue fácilmente hasta el fondo. Ella jaló aire por la boca violentamente al sentir mi invasión.

¡QUÉ RICA ESTABA! Nunca había penetrado una vagina, tan rica, tan apretada y tan caliente. Ni la de mi ex esposa, ni de las prostitutas que había cogido, ni la de ninguna de mis novias.

Empecé a moverme dentro de ella y me pedía parara, pero su cuerpo me pedía lo contrario. La tomé de la cintura para facilitarme las embestidas, baje mis manos hasta su pubis y toque su vello rizado, sedoso, bien cuidado y depilado en fina forma, le arranque algunos y soltó un gritito, levante mis manos para verlos, y era pelirroja natural.
Empecé a moverme más rápido dentro de ella y no paraba de decirme que parara que era casada, pero sabía que le estaba gustando, ya que hasta había empezado a moverse al compás de mis embestidas y de un lado para el otro haciendo que la cabeza de mi verga se frotase deliciosamente contra sus paredes vaginales, que me apretaban como yo creo ninguna otra mujer puede hacer.

Ahí estaba yo cogiéndome a la vieja más buena de la fiesta, que además era la novia y en su vestido de novia, con su marido a unos metros en el piso de abajo.

Me excitaba y todavía me excita de sólo pensarlo.

Ella estaba tan apretada y la excitación era tanta, que duré menos que de costumbre, además del nervio de que podíamos ser cachados, a los 7 minutos de que la penetré sentí que me venía, quería venirme dentro de ella, pero se me hacia peligroso, después de todo era una mujer casada.

Así que decidí venirme en su ano, el cual también se veía delicioso chiquito redondo y en ese culo delicioso que tenía la pelirroja.

Para no forzar su ano, lo lubrique con su propios jugos vaginales, lo cual no fue muy difícil, ya que tenía los muslos y sus medias empapados.

Ella resignada, sólo dijo, termina rápido que tengo que regresar a la fiesta. Apoye la punta de mi verga en su ano y empuje hacia delante, poco a poco su entrada cedió y sus gemido no se hicieron esperar, también le estaba gustando. Su ano estaba tan caliente y apretado como su vagina

La embestí como un loco, a gran velocidad, y ella decía entre gemidos, ¡así, así, termina pronto!
La penetre como loco alrededor de un minuto y explote dentro de ella la excitación hizo que fuera una gran cantidad de semen el que deposite en su ano y mi erección no bajaba así que seguí bombeando por un rato, hasta que al sentir que se ponía flácida la saque y me la acomodé en la ropa.

Ella se toco con los dedos sensualmente su vagina y su ano, de su ano brotaba semen que recogió con sus dedos y los llevo a su boca. Se acomodo su panty que estaba totalmente húmedo por sus jugos y ahora se manchaba también de mi semen.

Se volteo, me abrazó y me dio un beso en la boca. Al terminar el beso me dijo, esto nunca pasó, salió del privado y regreso a la fiesta.

Yo salí un momento después, busque a mi amigo y con una gran sonrisa, le dije que ya me iba a mi casa.

Your rating: None Average: 7.2 (10 votes)
AttachmentSize
me la cogi en su noche de bodas.jpg25.12 KB
8

Me gusta tu post, cuenta con esta fans, enhorabuena

ya se kien eres puto era mi prima hijo de puta

9

ansiosa escribió:

muy bueno,

hola ansiosa, se ve que te gusto el relato, a mi tambien, y lo que es peor, me gustaria encularte igual y que tu culito me exprimiera hasta la ultima gota de leche, ha de ser divino sentir tus nalguitas pegadas junto a mi y sentir como tu culito se come hasta el ultimo centimetro de mi verga

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.